ERC intenta echar del ‘Govern’ a JxCat, que se remite a la decisión de sus afiliados

Nuevo capítulo del sainete separatista en el gobierno catalán. El secretario general de Junts per Catalunya (JxCat), el indultado Jordi Turull, ha anunciado este lunes que los 6.465 afiliados que dice que tiene la formación votarán entre el jueves y el viernes la continuidad en el gobierno de la Generalidad. La pregunta es la siguiente: ¿Quieres que JxCat siga formando parte del Govern de Cataluña?”.

Con la pregunta se adjunta una introducción “explicativa”:

“El congreso nacional del partido aprobó que se tendrá que consultar a las bases la posibilidad de continuar o no en el Govern. Hecha una auditoría del acuerdo de gobierno entre Junts y ERC de 17 de mayo de 2021, se han constatado incumplimientos de elementos que son centrales. En este sentido, JxCat ha formulado una serie de propuestas para garantizar el cumplimiento del acuerdo. Estas propuestas, hasta el momento, no han sido aceptadas por ERC”.

Turull ha señalado que el presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, ha dicho que no a todas las propuestas de su partido para recomponer el acuerdo del gobierno, incluso a la última, en la que ya no figuraba la restitución del vicepresidente cesado por Aragonès, Jordi Puigneró.

Según Turull, el segundo de Junqueras se niega a abordar la constitución de un “espacio de dirección estratégica” coordinado desde Waterloo por Puigdemont o la unidad de acción entre separatistas en el Congreso de los Diputados, entre otros aspectos que figuraban en el que pacto que posibilitó al investidura de un presidente de ERC a pesar de que sólo tenía un diputado más (33) que Junts.

“No a todo”

El dirigente del partido del prófugo ha señalado que la explicación que ha dado ERC a su negativa es que en la última propuesta se alude “a los términos previstos firmados en el acuerdo de investidura”. Así, JxCat ha recurrido al comodín de la votación entre los afiliados. El partido está dividido entre quienes abogan por la ruptura, Laura Borràs o Puigdemont, entre otros, y quienes abogan por permanecer en el gobierno, los actuales consejeros de la cuota y el exalcalde de Barcelona, Xavier Trias, que se postula para la candidatura de las elecciones locales en la capital catalana.

Ese sector considera que es imprescindible mantenerse en el ejecutivo autonómico por los cargos, los recursos asociados y la preparación de las próximas elecciones municipales. Consideran que una ruptura situaría a JxCat en el mismo espacio que la CUP. Los rupturistas, por su parte, consideran que no se puede mantener un gobierno que trata de gestionar las que llaman migajas de la Autonomía, que ERC ha incumplido todos los acuerdos firmados con ellos y la CUP. El esperpento llega al punto de que la consejera de Acción Exterior, Victòria Alsina, se ha afiliado este lunes al partido para poder participar en las reuniones de la ejecutiva e influir en el sentido de la permanencia en el gobierno catalán. Mientras tanto, Aragonès ha transferido a la consejera de Investigación y Universidades, Gemma Geis, las competencias que tenía Puigneró, Políticas Digitales y Territorio.

El precedente del empate de la CUP

Turull ha indicado que tras la votación y la comprobación de los resultados, la ejecutiva del partido decidirá cómo aplicar la decisión de sus militantes. A estas horas, todo parece apuntar a que la militancia optará por salir del ejecutivo y emprender una nueva fase en la que el “embate” no será sólo contra el Estado, sino contra ERC. Pero el resultado, según fuentes del partido, es totalmente incierto. Se descarta un empate, como ocurrió en la consulta de la CUP sobre la continuidad de Artur Mas. En aquella ocasión, una segunda vuelta aprobó no avalar a Mas tras las autonómicas de 2015, lo que tuvo como consecuencia que Carles Puigdemont asumiera la presidencia de la Generalidad.

La cuestión, por tanto, no se resolverá, como pronto, hasta el próximo sábado, una vez leídos por parte de la dirección de JxCat los resultados de su “referéndum”. En este contexto, no es descartable que ERC rechace la posición de JxCat si esta es favorable a permanecer en un gobierno roto y sin la más mínima confianza entre sus socios.

Enlace de origen : ERC intenta echar del 'Govern' a JxCat, que se remite a la decisión de sus afiliados